Forzada

Los equipos solares térmicos de circulación forzada son equipos completos de captación de energía solar térmica con sistema de circulación del calor captado de forma forzada (mediante una pequeña bomba de recirculación) hacia el depósito de acumulación que se sitúa normalmente en el interior de la vivienda. Un equipo de circulación forzada esta compuesto básicamente de captadores, un acumulador solar, un grupo hidráulico, una regulación y un vaso de expansión.

El proceso simplificado de funcionamiento de un equipo solar de circulación forzada se desarrolla de la siguiente forma:

1. El líquido contenido en el interior del captador se calienta con la radiación solar.

2. Cuando se alcanzan las diferencias térmicas suficientes el control electrónico activa la bomba hidráulica.

3. El líquido calentado por el sol circula hasta el serpentín situado en el interior del depósito acumulador

4. Se produce un intercambio de calor entre el liquido que circuló por el captador y el contenido en el acumulador donde se almacena el agua caliente sanitaria (ACS) destinada al consumo.

5. El agua precalentada por el sistema solar llega ya caliente al equipo auxiliar (caldera, termo eléctrico, etc.), por lo que el equipo auxiliar necesita menos energía para alcanzar la temperatura de uso, e incluso en épocas de elevada radiación solar, es posible desconectar completamente el equipo auxiliar.

Para evitar en invierno problemas de congelación, las tuberías entre el captador y el deposito (circuito primario) contienen un líquido solar con base de propilenglicol que resite temperaturas de hasta -24º C. Este circuito es completamente independiente del agua de consumo.

Articulos en la Tienda Online