Inversor Central

 

El inversor solar es el encargado de convertir la tensión continua procedente de las baterías o de los módulos en una tensión alterna senoidal, similar a la que nos proporciona la red eléctrica, 230V a 50Hz. Los inversores solares abarcan tensiones de entrada de 12V, 24V o 48V cuando se utilizan en instalaciones aisladas de la red eléctrica. Para inversores solares conectados a la red, la tensión de entrada suele ser mayor, ya que prioriza alcanzar tensiones elevadas, reduciendo la intensidad de corriente que circula por ellos, y reduciendo así las perdidas por cableado.

Los inversores solares para instalaciones aisladas van siempre conectados al banco de baterías, con una tensión de entrada admisible acorde a la tensión nominal que llegan a alcanzar dichas baterías.

Los inversores solares para instalaciones aisladas los podemos clasificar en 4 tipos: inversores de onda senoidal pura, inversores de onda modificada, inversores híbridos e inversores cargadores. 

  • Los inversores de onda senoidal pura son inversores que generan una energía eléctrica siempre sinusoidal o senoidal pura, de la misma calidad que genera la red eléctrica convencional.
  • Los inversores de onda modificada o de onda cuadrada modulada, son inversores que pueden ser utilizados en equipos que vayan a convertir la energía eléctrica en calor, en motores universales etc… Se debe prestar especial atención en que se va a conectar ya que en cualquier equipo que disponga de transformador o en motores no universales podría ocasionarle una avería.
  • Los inversores híbridos son inversores que permiten el uso de la red convencional y el uso de baterías, es decir, pueden funcionar tanto en instalaciones solares conectadas a la red como en instalaciones solares aisladas.
  • Los inversores cargadores son inversores que además de convertir la corriente continua en corriente alterna tienen la función adicional de regular la carga de las baterías, es decir, el regulador de carga necesario para controlar la carga de las baterías lo lleva incorporado el mismo inversor.

Los inversores de conexión a red son inversores que extraen la energía del campo fotovoltaico siempre que la producción fotovoltaica sea suficiente para abastecer los consumos, en caso contrario, durante las horas nocturnas o un día con baja radiación, las cargas que no pudieran ser alimentadas con los paneles solares las alimentaría directamente la red eléctrica.

Inversores solares centrales sin transformador 

Gracias a su topología, los inversores solares  centrales  alcanzan un nivel de eficiencia de hasta el 98 %. Los inversores solares centrales sin transformador son altamente fiables y especialmente idóneos para grandes instalaciones fotovoltaicas de elevada rentabilidad. La inyección a red trifásica se realiza de forma simétrica y es por tanto particularmente estable.