Iluminación LED

 

El medio ambiente es, hoy, una preocupación mundial. Y, poco a poco, van dándose algunos pasos en su protección. Uno de ellos es la sustitución de las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo. Pero éste es un paso intermedio, pues ya existe un sistema de iluminación más novedoso: la tecnología LED, que ahorra mucha más energía y carece de toxicidad. Consiste en un diodo o pequeño dispositivo recubierto de plástico con un 'hilo' semiconductor dentro que, al aplicar una corriente eléctrica, emite luz.

 

Ventajas de utilizar una iluminación con tecnología led

 

- Reducción del consumo energético directo en iluminación. Como se ha visto anteriormente, la iluminación LED puede alcanzar ahorros de entre el 30-50% en comparación con luminarias fluorescentes y de entre el 85-90% con respecto a luminarias incandescentes. Esa reducción de consumo puede traducirse en una reducción de la potencia contratada.

- Nula emisión de calor en la dirección de emisión de la luz. Por contra, el calor generado por los componentes electrónicos se expulsa en la dirección contraria, lo cual puede aprovecharse para la reducción del consumo energético en climatización, porque se puede evitar el sobrecalentamiento del área a iluminar, por ejemplo aprovechando los falsos techos para la expulsión del calor disipado por los componentes electrónicos de las luminarias LED.

- Gran vida útil, en torno a 50.000 horas, lo que favorece la reducción de los costes de mantenimiento (consumibles y horas de trabajo).

- Alto grado de eficiencia lumínica. Como se ha visto más arriba, se logran flujos luminosos bastante elevados por vatio de potencia consumida, de 70 a 90 lm/W.

- Inapreciable tiempo de encendido (del orden de milisegundos para alcanzar el 100% de intensidad), frente a los varios segundos de una lámpara de bajo consumo.

- Sin parpadeos ni períodos de arranque, como puede ocurrir en las lámparas fluorescentes y de vapor de mercurio o de sodio.

- Amplia graduación del color de la luz:

  • Blanco frío (>5000K): tono de luz blanca fuerte que tira hacia el azulado. Es muy característica de los fluorescentes.
  • Blanco natural (3800 – 4500K): tono de luz neutral, totalmente blanca, parecida a la luz de día.
  • Blanco cálido (2700 – 3500K): tono de luz tirando hacia el amarillo, característico de los halógenos.
  • RGB (red, green, blue – rojo, verde, azul): el propio LED es el que cambia de color sin necesidad de utilizar filtros.

- Alto índice de reproducción cromática (CRI). Se trata de la medida de la capacidad que una fuente luminosa tiene para reproducir fielmente los colores de varios objetos, en comparación con una fuente de luz natural o ideal. El mejor índice es el de las luces halógenas y las incandescentes, que es 100, pero hoy en día la tecnología LED llega a valores CRI de 80 y en algunos casos puede llegar hasta 95.a luz producida a través de la tecnología led no emite rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos, lo que ayuda a evitar riesgos de salud. Las lámparas con led producen una pérdida mínima por calor y ahorran energía, lo que ayuda enormemente a la protección del medio ambiente y a reducir las emisiones de CO2. Además, los focos de leds son reciclables y no contaminan el medio ambiente.

- Protección del medio ambiente y la salud. La luz producida a través de la tecnología led no emite rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos, lo que ayuda a evitar riesgos de salud. Las lámparas con led producen una pérdida mínima por calor y ahorran energía, lo que ayuda enormemente a la protección del medio ambiente y a reducir las emisiones de CO2. Además, los focos de leds son reciclables y no contaminan el medio ambiente.

Razonable factor de potencia. El factor de potencia (en adelante FP) es un término utilizado para describir la cantidad de energía eléctrica consumida que se ha transformado en energía lumínica. Lo ideal sería un FP=1, pues el 100% de la energía eléctrica consumida se transformaría en luz; pero eso no es lo que ocurre en la realidad, porque hay que considerar que, en el caso de la iluminación LED, el driver consume cierta energía eléctrica para proporcionar al LED la corriente continua que necesita, aparte de que hay una pequeña cantidad que se disipa en forma de calor (en luminarias incandescentes el 85% de la energía consumida se pierde en forma de calor y sólo un 15% se transforma en luz). Así pues, dependiendo de la calidad de la electrónica de la luminaria LED, se pueden encontrar en el mercado luminarias con valores del factor de potencia que pueden ir desde FP>0,5 a FP>0,95. Lo recomendable es que el FP de la luminaria sea lo más próximo a 1, pero no siempre es posible, principalmente cuando existan restricciones de espacio para la ubicación de los drivers, como por ejemplo en las bombillas de rosca E14, donde los valores suelen ser de FP>0,60.

- Posibilidad de regulación de la iluminación LED con un sistema de gestión activa, utilizando cualquiera de las diferentes tecnologías de regulación disponibles para la iluminación LED, como podrían ser: regulación 0-10V, DALI, DMX, por fase.

Articulos en la Tienda Online

ÔĽŅ